26 de marzo de 2014

“Ya te conté”. Pues eso, ya te conté"

El final de una entrevista realizada al Presidente de Uruguay José Mugica, es un verdadero microrrelato.-

"Regresamos de noche, agotados, en silencio. Creo que se duermen todos menos el chófer y yo. Cerca ya de Montevideo, nos detenemos en un peaje donde no funciona el sistema telemático. El chofer baja la ventanilla:
–Este es el coche presidencial –le dice a la chica de la cabina–. Llevo aquí al lado al presidente.
La chica dice que se les ha caído el sistema, que no podemos pasar sin pagar. Mujica, que está agotado, se inclina:
–Dejame pasar, querida –suplica.
La chica continúa dudando, dice que tiene que consultar con su jefe. Al final, pagamos.
Unos minutos después, dejamos al presidente en su chacra, donde no se ve ninguna luz, de modo que su cuerpo se pierde enseguida en la oscuridad. Se lo traga la noche con sus andares de anciano. Nuestro viaje ha llegado a su fin.
En la tapia del Cementerio Central vi un día un grafiti, con pretensiones de epitafio, que decía así:

“Ya te conté”. Pues eso, ya te conté"

Fuente: El País de España